60 años, pero 0 km: el sorprendente estado de una pick up de Ford de 1960

En lo que puede considerarse un viaje de tiempo automotriz, apareció un tesoro que despierta admiración: una Ford F-100 del año 1960, aunque en un estado similar al de una recién salida de fábrica. Esta reliquia (así se la considera) captura la esencia robusta y la nostalgia de una época donde las pick ups ya eran mucho más que herramientas de trabajo.

Conocida cariñosamente como Loba por sus devotos seguidores, la Ford F-100 de los ‘60 es una de las piezas más codiciadas por coleccionistas y entusiastas del mundo automotriz. Por ello, encontrar una unidad de este tipo (sumado a que no sucede siempre) no pasa inadvertido.

Ford F-100 de los 60

Pintura exterior, la sorpresa completa de esta Ford F-100

El diseño atemporal de esta pick up de la firma norteamericana, con sus faros dobles redondos y la distintiva pintura bitono, transporta a los espectadores a una era donde la simplicidad y la funcionalidad eran las principales virtudes. Asimismo, su combinación de celeste en la zona inferior con blanco o tonalidad clara en la superior la hace única.

Además de tratarse de una combinación elegante y muy difícil de encontrar en un vehículo moderno, llama la atención el buen estado en que está conservada la pintura de esta camioneta. Ambos colores, a su vez, combinan casi a la perfección entre sí y con los pasarruedas.

Así está una F-100 de hace 60 años

Un interior que solo emana sencillez y agrado

Ingresar a esta F-100 de los ‘60 implica encontrarse con un espacio espartano pero funcional que recuerda que esta pick up estaba diseñada para el trabajo duro. Al mismo tiempo, su tablero sencillo y sus instrumentos dispuestos horizontalmente transportan a un periodo de la historia en la que el confort no era una prioridad, pero sí clave para el día a día.

Tal como se observa en la imagen, cada uno de los elementos posibilita recordar cómo eran los vehículos antiguos. Sin nada sofisticado, el volante clásico y la sencillez del tablero 100% analógico atrapan y mucho hoy en día. 

De hecho, este modelo en particular fue uno de los primeros en empezar a sumar aire acondicionado, levantavidrios eléctrico, dirección hidráulica y un audio de calidad superior. Es decir, para una persona exigente era la mejor opción.

Interior de la Ford F-100 de 1960

Orígenes de esta camioneta de Ford: ¿Cómo se explica su estado general óptimo?

La historia detrás de esta emblemática pick up se remonta a la posguerra. Más precisamente a finales de la década del ‘50 cuando una planta de Ford situada en Buenos Aires reanudó su producción. Es una de las primeras F-100 que salieron de la línea de ensamblaje y que conquistaron rápidamente el corazón de muchos.

Si bien el vehículo fue evolucionando (aunque no tan rápido como ocurre en la actualidad), la última generación de la Ford F-100 que implicaba un restyling de esta de los ‘60 se presentó en 1988.

Cabe destacar que se desconoce con precisión quiénes han sido los dueños de este modelo a lo largo de los años. Sí es posible confirmar que realizaron un buen mantenimiento y cuidado, ya que luce óptima. Sin dudas, un antes y un después en la historia y que se revive de la mejor manera con este ejemplar.