Atención, asiáticas: México NO ofrecería más incentivos para estas marcas

El panorama automotriz global se está viendo sacudido por una decisión inesperada: México, conocido por su apertura a la inversión extranjera, dejaría de ofrecer incentivos a las marcas chinas que buscan establecerse en su territorio. Esta medida, que inicialmente parece ser una respuesta a presiones estadounidenses, implicaría un punto de inflexión en la estrategia de expansión de las automotrices de dicho país

Enfrentar obstáculos significativos para ingresar al mercado estadounidense no es nada nuevo para las compañías chinas. Por este motivo, de hecho, se dirigían al mexicano, otro de los más importantes, para, desde allí, arribar incluso a otros países de la región. Sin embargo, todo indica que dicho beneficio se estaría terminando. Sigue leyendo para todos los detalles.

¿Por qué México complicará a las compañías chinas para arribar a su nación?

A pesar de diferenciarse de Estados Unidos y hasta aprovechar los beneficios de mayor competencia en su territorio, informes recientes indican que el gobierno azteca dará un paso atrás en su política de incentivos para las marcas chinas. Tal es así, que algunas como BYD ya fueron notificadas sobre esta negativa a recibir ayuda federal para establecer sus plantas en México. 

Las razones exactas de la decisión se desconocen. Sin embargo, no son pocos los expertos que aseguran que se debe a una respuesta a las presiones por parte de USA. Sucede, además, en un contexto en el que el mercado automotriz de China experimenta el mayor crecimiento.

De esta manera, complicar a los asiáticos a partir de limitarlos en otro de los países de alta demanda de vehículos de todo tipo pondría fin o al menos reduciría la tendencia. Al mismo tiempo, se priorizaría el mercado local para dar mayor impulso a firmas como Ford, Chevrolet, Solana, Dina, etc. A esto hay que sumar también la más que probable caída de ventas de modelos chinos en México. Por ejemplo, Chirey Tiggo 4, 7 y 8, Ford Territory, Chevrolet Aveo, MG 5 y JAC Sei 3 Pro.

¿Habrá también cambios de Leyes y regulaciones?

Hasta ahora, lo único cierto es que el Tratado de Libre Comercio, que será revisado en 2026, establece requisitos estrictos para la producción y comercialización de vehículos en la región. Con la necesidad de cumplir con un porcentaje mínimo de componentes, las marcas chinas podrían enfrentarse a desafíos adicionales si deciden establecerse en México para acceder al mercado estadounidense. 

Esta presión, ejercida a través de las negociaciones comerciales, parece haber llevado a México a reconsiderar su política de incentivos. Y si de favorecer más a uno que a otro se trata, está claro que, por cuestiones de cercanía, le conviene alinearse con los Estados Unidos.

¿Qué sucederá con las plantas chinas en México?

Desde hace varios meses se especula con la posible instalación de plantas chinas en México, algo que ahora sería repensado. De hecho, BYD, una de las marcas chinas más exitosas de los últimos años, estaría evaluando otras opciones para obtener beneficios fiscales. 

Asimismo, los mercados latinoamericanos podrían beneficiarse, ya que BYD, junto con otras chinas, evalúan, por ejemplo, utilizar plantas de Brasil. Y, por qué no también, priorizar más alguna región de Europa. Al fin y al cabo, la posible decisión de México de dejar de ofrecer incentivos a las marcas chinas repercutirá a nivel global