Montaron un motor de Tesla en un auto de Ferrari y este es el inesperado resultado

Si de superar límites se trata, una empresa británica ha desafiado los límites convencionales al transformar un símbolo del pasado en un portador del futuro. Electric Classic Cars, conocida por su audaz enfoque en la conversión de vehículos clásicos a eléctricos, llevó a cabo una hazaña que despierta tanto admiración como controversia: montar en motor de Tesla en un Ferrari Testarossa.

El Testarossa, con su imponente presencia y su rugido característico, se erige como una reliquia de la era automotriz. Desde su debut en 1984, este emblemático modelo de Maranello ha cautivado a los entusiasta con su diseño atemporal y su propulsor V12 atmosférico, una obra maestra de la ingeniería mecánica italiana.

A pesar de eso, Electric Classic Cars se encargó de desafiar todas las convenciones al sustituir dicho motor de combustión por la tecnología eléctrica de Tesla. El resultado es el nacimiento de un nuevo ícono: el TeslaRossa.

Características del Ferrari Testarossa devenido en Teslarossa

Este matrimonio entre la elegancia italiana y la innovación estadounidense ha dado lugar a un vehículo que desafía las expectativas e incluso más. El estruendo del motor de combustión se reemplazó por un silencio poderoso, una sinfonía de eficiencia y rendimiento. Si bien algunos podrían considerarlo una aberración, para otros es la encarnación de un futuro sostenible y emocionante.

El TeslaRossa, alimentado por un motor eléctrico de 600 CV y baterías de 60 kWh, exhibe un rendimiento que rivaliza con su predecesor de gasolina. Con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 4,8 segundos, este nuevo ícono eléctrico se muestra a la altura de las expectativas de los más puristas. Además, con una autonomía de alrededor de 240 kilómetros por carga, pone en evidencia que la tecnología eléctrica es no solo emocionante, sino también práctica en el mundo real.

Asimismo, la transformación va más allá del cambio de motor. ¿Por qué? Porque el TeslaRossa incorporó además características modernas que optimizan sus performances y seguridad. Incluye un sistema de control de tracción y una suspensión semiactiva. Así, fusiona lo más destacado del pasado con la innovación total del presente.

Las claves para transformar un auto clásico en uno futurista

A través de nueve fascinantes vídeos, Electric Classic Cars ofrece una visión detallada del proceso de conversión. Básicamente, revela los intrincados pasos necesarios para convertir un clásico en un ícono eléctrico del siglo XXI y del futuro. Los principales son el de extraer el propulsor de combustible y el de integrar las últimas tecnologías. No obstante, cada paso es un testimonio del ingenio y la dedicación de quienes se atreven a revolucionar y poner en duda cuestiones que parecen indiscutibles.

Lo cierto es que la innovación es la norma y la nostalgia es un vínculo eterno. Y, en este contexto, el TeslaRossa se erige como un símbolo de la evolución continua del automóvil, a partir de funcionar también como una suerte de puente entre el pasado y el futuro.