Las japonesas potentes: Toyota se asocia con dos marcas para desarrollar nuevos motores

En un contexto en el que Europa está decida a eliminar los motores térmicos para 2035 para sustituirlos por eléctricos, los distintos fabricantes aún no están tan seguros de abandonar las mecánicas convencionales. Por este motivo, a las autoridades de Toyota se les ocurrió una particular idea.

Recientemente, Subaru Corporation, Toyota Motor Corporation y Mazda Motor Corporation firmaron un acuerdo innovador para desarrollar nuevos motores orientados a la electrificación y la neutralidad en las emisiones de carbono.

Alianza entre Toyota, Nissan y Mazda para la transición hacia los motores eléctricos

Un compromiso con el futuro, la clave

Las tres compañías niponas han asumido el compromiso de colaborar en la creación de motores avanzados que integren tecnologías eléctricas y combustibles alternativos. Aunque son competidores en el mercado, comparten la visión de una sociedad neutra en carbono y consideran crucial explorar diversas vías para alcanzar este objetivo. 

Así, esta alianza estratégica tiene como fin asegurar que los motores tradicionales no desaparezcan abruptamente, sino que evolucionen para cumplir con las exigencias ambientales del futuro. De hecho, es lo que ya están haciendo. Cabe recordar que en Japón (en realidad, en todo Asia) los propulsores sin turbo y con alto cilindraje no se han reemplazado en su totalidad.

Motor con turbo

Detalles del Acuerdo entre Toyota, Nissan y Mazda

Según el comunicado de prensa, las futuras motorizaciones serán más compactas, lo que permitirá una transformación significativa en la estructura interna de los vehículos. A su vez, la posibilidad de reducir la altura del capó será concreta, lo que optimizará tanto el diseño como el comportamiento aerodinámico. 

Como si fuera poco, los propulsores de combustión interna serán compatibles con una variedad de combustibles neutros en carbono. Esto implica que continuarán presentes, pero de otro modo. Es decir, contribuyendo a las prestaciones de los carros, pero contaminando menos a partir de una reducción de las emisiones.

Asimismo, las marcas involucradas ya están trabajando en condiciones extremas. Por ejemplo, las que se encuentran en los deportes de motor para probar nuevas motorizaciones y combustibles. Allí compiten con modelos que utilizan hidrógeno líquido y otras alternativas neutros en carbono. El objetivo es también obtener mayor información para acertar con las estrategias y mostrar resultados positivos.

¿Cómo abandonar los combustibles fósiles y no perder el éxito?

Uno de los aspectos más destacados de esta colaboración es el compromiso de abandonar los combustibles fósiles, pero no de cualquier manera. Los nuevos propulsores adoptarán alternativas más sostenibles como sintéticos, biocombustibles e hidrógeno líquido. 

Toyota Mirai, el carro que funciona a hidrógeno

Esta transición que llevarán adelante Toyota, Nissan y Mazda busca por un lado optimizar el rendimiento de los motores. Por otro, lograr una mayor integración con tecnologías eléctricas. ¿Cómo? Básicamente, aprovechando las ventajas de ambos enfoques, sobre todo considerando que lo sostenible, más allá de sus puntos positivos, aún genera cierta desconfianza.

Así, la próxima generación de motores desarrollada por Subaru, Toyota y Mazda será potente y altamente eficiente. Estos, a su vez, deberán cumplir con normas de emisiones cada vez más estrictas, manteniendo al mismo tiempo un alto rendimiento y eficiencia. Por todo lo descrito, hay expectativas muy altas respecto al acuerdo.