¿Cuál es el nuevo SUV que lanzará Toyota para meter presión a Honda?

En un movimiento que podría cambiar las reglas del juego en la carrera hacia la electrificación del transporte, Toyota anunció una inversión masiva en Norteamérica para la producción de un SUV eléctrico de siete plazas. Más allá de ofrecer una opción en un segmento que carece de abundancia, se presume una jugada para responder a la inversión que realizará Honda, su principal rival japonés.

Con una suma estimada en 1340 millones de dólares, el nuevo SUV de Toyota apunta directamente a Estados Unidos,  donde la demanda de vehículos eléctricos está alcanzando nuevas alturas. ¿Qué hace que este movimiento sea tan significativo? La respuesta radica en el contexto en el que se desarrolla.

Un panorama exitoso, la clave principal del nuevo SUV de Toyota

A diferencia de Honda, que está dando sus primeros pasos en la electrificación en América del Norte, Toyota ya tiene una sólida presencia desde 2021. Con su base en Princeton, Indiana, está trazando un ambicioso plan de más de 18000 millones de dólares para la producción de modelos y componentes sostenibles. 

Cabe destacar que en la planta de Princeton es donde se fabrican vehículos icónicos como el Sienna, Highlander y Lexus TX. Con una fuerza laboral de 7500 empleados y la perspectiva de sumar 300 más para este proyecto, la firma nipona está demostrando su compromiso con la innovación y la expansión en un mercado en constante evolución. Se trata, justamente, de lo que le permite ser la líder de las japonesas en Estados Unidos.

Y la inversión no se limita solo a la fabricación de vehículos. ¿Por qué? Porque la marca está potenciando también su infraestructura de baterías en Carolina del Norte, con un desembolso que ya supera los 13000 millones de dólares. Así, fortalece su cadena de suministro, al mismo tiempo que consolida su posición en tecnología de baterías en el mercado norteamericano.

Las marcas chinas, ¿el otro objetivo de Toyota además de Honda?

El anuncio de Toyota llega en un momento particular. A pesar del impulso hacia la electrificación, el mercado global de estos vehículos exhibe un ligero estancamiento debido a la competencia feroz, especialmente por parte de los fabricantes chinos que han reducido drásticamente sus precios. 

En este sentido, gigantes como Ford admiten pérdidas significativas en su división eléctrica, lo que demuestra los desafíos inherentes en este campo. En otras palabras, distintas compañías chinas siguen priorizando los motores convencionales (incluso de alto cilindraje) y los resultados las avalan. Esto se debe a que son las que mayor crecimiento de ventas experimentan en los últimos años.

¿Por qué un SUV de 7 asientos?

Con Toyota acelerando su ofensiva eléctrica, la presión sobre Honda para mantenerse al día y ofrecer una alternativa convincente se intensifica. La competencia entre estas dos potencias automotrices japonesas está alcanzando un nuevo nivel, y los consumidores están listos para beneficiarse de una mayor variedad y calidad en el mercado de vehículos eléctricos.

En línea con esto último, aún se desconoce cómo será el nuevo SUV de 7 asientos. No obstante, no es casualidad que la compañía con sede en Nagoya ofrezca este tipo de vehículo. A diferencia de los B-SUV, no hay tantas opciones, lo que representa una buena oportunidad para continuar cosechando éxitos.